domingo, 29 de abril de 2012

La huella digital de Conversaciones de Café

Hace unos días decidí hacer la huella digital de Conversaciones de Café, y esta es la imagen que las palabras de este cafeteado rincón construyeron. Me gustaron. De alguna manera, son un espejo virtual y muy real de las ideas y pensamientos atrapados en este espacio.


Bien dicen que en internet, las palabras no se las lleva el viento. Viven, perduran, nos atrapan, nos liberan, nos definen, nos describen, nos señalan, nos envuelven, nos arropan, nos delimitan, nos construyen, nos revelan.

¿Qué pasaría si pudiésemos hacer la huella digital de nuestras vidas? ¿Cómo sería la suya? Por mi parte...estoy imaginando la mía mientras se me escapa una sonrisita traviesa.




Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

lunes, 2 de abril de 2012

Bloguear: el arte de ponerse alas

Cuando escucho a "los expertos" hablar sobre los blogs no puedo dejar de esbozar una enorme sonrisa, y claro, también me surgen dudas. Para mi bloguear es una manera de comunicarme. Visualizo a los blogs como espacios para construir un diálogo, para conectarse, para darle vida a una realidad intangible pero real que puede habitarse, poblarse, llenarse de ideas propias, de propuestas, dispuestas a tener vida en cualquier momento. Lo visualizo como un ejercicio liberador, bloguear es el arte de ponerse alas -me atrevo a decir- ya que permite volar en la imaginación, con palabras, imágenes, videos, con herramientas que existen en la actualidad para darle vida a nuevas y distintas formas.

Cuando los expertos dicen que los blogs deben ser específicos, sobre un tema y cumplir rigurosas reglas, pienso que pueden tener razón, pero no veo la vida desde ese cajón. Si los blogs son una expresión de la vida y de la visión de las personas, habría que darle cabida a la creatividad y a lo imprevisto.

Existen blogs dedicados a temas específicos y que son excelentes: finanzas, cocina, arte, política, fotografía, salud, belleza, animales, psicología y podría seguir con un largo etcétera. Me parece fantástico que exista la posibilidad de especializarse y convertirse en un experto que usa este medio de comunicación para posicionarse, opinar sin editores ni intermediarios, y expresarse. Apoyo la idea, absolutamente, de profesionalizar los blogs y de ser blogueros de calidad, creo que esto tiene más que ver con una actitud ante la vida que con una actividad o profesión, pero no asumo la vida así de estrecha.

En todo caso, cuando escucho a estos gurús hablar de la necesidad de ser expertos y demostrarlo, no puedo dejar de pensar que Conversaciones de Café es un antiblog en este sentido. Hablo de todo y de nada; disfruto bloguear, escribir y comentar aquí como disfruto de una buena conversación acompañada de un buen café o un buen vino. En esos encuentros se habla de todo: puedes empezar conversando sobre negocios y terminar narrando el último cuento o novela que leíste, o post. Hay momentos para reflexionar sobre una fotografía y recordar con un dejo de nostalgia el poema de uno de tus escritores favoritos. No imagino este espacio como uno lleno de expertise y rigor académico (que no quiere decir, insisto, que sea uno poblado de improvisaciones), pero si como un espacio flexible de disfrute, reflexión, profunidad y alegría, todo al mismo tiempo.

En resumidas cuentas, pienso que bloguear es el arte de ponerse alas y volar. Volar hacia tus sueños, hacia los destinos imprevistos de las palabras, hacia realidades ajenas que tratas de descifrar y comprender, hacia la vida misma por caminos no imaginados.

Por esto insisto tanto en que las personas, y las mujeres en especial, blogueen. Es una manera de conocer límites desconocidos y navegar por parajes y realidades inimaginables. Si el mundo tuviese personas con más alas, podríamos darle vida a una realidad más humana, más poblada de corazón y menos habitada por las armas y la distancia.

Las alas permiten a las almas conocerse en pleno vuelo...y es lo que necesitamos hoy en día.

Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau