lunes, 28 de diciembre de 2015

5 razones para despedir feliz el 2015

¡No lo puedo creer! Un año más que se va a toda velocidad. ¡Adiós 2015! ¡Bienvenido 2016! 

No recuerdo haber despedido un año tan contenta y en paz como éste. Si, lo despido con muchísimo gusto, sin nostalgia y con aceptación. ¿Será que me estoy haciendo vieja? (Debería decir: ¡Mas experimentada!)

Si tuviera que hacer una lista de cosas que me hicieron feliz este año, sería enorme. Siendo práctica, me limitaré a las 5 cosas que me hicieron muy feliz este año y por las que despido con enorme agradecimiento de este 2015. 

1. La vida me ha sonreído. Me ha sonreído de muchas maneras: en lo personal, profesional, familiar.  Posiblemente la sonrisa no llegó sola, la busqué, pero eso ha sido lo lindo. Esas sonrisas han sido también producto del esfuerzo de años y este año los frutos aparecieron. Tal vez debería reparafrasear este inciso: la vida me sonrío, pero contribuí a que me sonriera. 

2. Las causalidades se sincronizaron. ¡Si! Después de buscar casa durante varios años, apareció la que buscaba sin esperarlo y estoy en proceso de habitarla. Más de 1460 días de búsqueda y llegó sin avisar. ¡Era para mi y para mi familia cuadrúpeda! ¡Fantástico!

3. Aprendizajes laborales. Nada me resulta más enriquecedor que los aprendizajes inesperados y aquellos que se dan a través de las pequeñas grandes cosas. Siempre digo que el diablo está en los detalles, pero también los pequeños cielos. La suma de cosas cotidianas este año ha sido profundamente enriquecedor. Todo aquello que te mueve de tu zona de confort te obliga a repensar tu lugar en el mundo.  Ello siempre, siempre,  es una oportunidad de crecimiento. Este 2015 fue abundante en ese terreno. Debo añadir que me divertí muchísimo este año en el trabajo. Es un plus.

4. Viajes. Así sin más.  Desde que tengo uso de razón, viajar es un motivo de felicidad en mi vida.  Este año los viajes han sido  aleccionadores, interesantes, productivos y gratificantes. La mayoría han sido laborales y con muy buenos resultados, pero el contexto, la circunstancia y la actitud han hecho de cada uno de ellos una gran experiencia. Contentísima con los nuevos suelos -y algunos ya viejos conocidos- que he pisado.  

5. El amor. ¡Por supuesto que no podía faltar! Mi corazón está que explota de felicidad. El amor ha tocado a mi puerta en muchos sentidos. Con los años me he dado cuenta de las infinitas posiblidades que esa latente y poética víscera puede producir y ahora lo corroboro. Las despedidas me han enriquecido y me han llenado de agradecimiento y los encuentros me han instalado una sonrisa incontenible. Los quereres se han aparecido con infinitos rostros: viejas amistades, familiares queridos y no vistos durante años, seres pequeños que maullan y ladran, hermanas de sangre y hermanas y hermanos por elección.  Quiero y soy querida. ¿Se puede pedir algo más? 

En fin. 

Encuentro que las personas, por una razón que sigo sin descifrar, cuentan y comparten con gran facilidad los sinsabores de la vida. No me escapo de ello. Mi pluma navega con gran fluidez por la hoja en blanco cuando de denunciar se trata, pero me guardo las cosas positivas que también me suceden y vivo.  Hoy lo quiero hacer diferente y me encantaría que me contaras también las cosas valiosas que te sucedieron este año. ¿Te animas?


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

domingo, 4 de octubre de 2015

¿Vivir para trabajar o trabajar para vivir?

"No te puedes ir antes que el jefe (o la jefa)", "Se ve mal que te tomes mucho tiempo para comer", "Si llegas antes y te vas después haces puntos". Estas son sólo tres de las muchas frases que se escuchan en los pasillos de muchas oficinas, la primera -sobre todo- en las oficinas de gobierno. 

Crecí en un ambiente laboral en el que nadie osaba irse antes de que el jefe se fuera. Si él convocaba a junta a las 8 de la noche, después de haberse ido a comer 4 horas y llegaba a las 7:30 de la comida y se le ocurría convocar a esa hora, impensable decir que no. Los desayunos de trabajo solían extenderse de la misma manera: empezaban a las 9 de la mañana ( a las 8 nadie llegaba) y salían a las 11 de la mañana, lo que hacía que el inicio de la jornada laboral iniciase alrededor de las 11:30.  Después pasé por una fase un poco más estresante, en donde todos los días tenía reunión de equipo a las 8 de la mañana (sin considerar que a las 7 am, cuando ibas rumbo a la oficina tenías que haber leído toda la síntesis de prensa) y por supuesto, para salir a las 7, tenías que haberte levantado por lo menos a las 6 am (después de haberte acostado a la 1 de la mañana pues si bien te había ido, habías salido a las 11 ó 12 de la noche de tu oficina).  

Ese tipo de aprendizaje te forma y deforma al mismo tiempo. Aunque sepas que estar en la oficina "horas-pompa" no es lo más productivo, resulta que mucha genta trabaja así, y lo que es peor, es evaluada en función de ello. 

Hoy nos encontramos con una nueva cultura laboral asociada de alguna forma al mundo de la innovación y los start ups en donde aparentemente, esto ha cambiado. Mi percepción, sin embargo, es que no es así del todo y hoy que me encontré un artículo de Jason Gots, Lets Stop Competing Over Who Can Get at Work the Longest, me di cuenta de que no ando tan perdida.

Si bien los milennials y los nuevos "trabajadores" (que ahora no se llaman así, sino emprendedores, free lancers, socia/s y diversos nombres) no parten de la cultura laboral en la que crecimos quienes hoy rascamos casi cinco décadas, el abandono y descuido personal y los horarios "flexibles" e incontrolables siguen siendo parte del continuum.  Antes era a causa de una estructura laboral jerárquica y poco flexible, hoy es justamente por lo opuesto. La cultura laboral horizontal y amigable tampoco inicita a que quienes trabajan puedan llevar una vida más equilibrada, sana y feliz. 

Parecía que la clave estaba en el tejido burocrático y cultural que le rodeaba. Hoy, si bien ello no ha cambiado en todas partes, si existe mayor conciencia de la necesidad de trabajar de una manera diferente y de equilibrar vida y trabajo.  Suena fácil, pero los hechos demuestran que no es así. Existen nuevas enfermedades asociadas al trabajo y nuevos tipos de malestares: trastornos músculo-esqueléticos, síndrome del tunel carpiano, estrés, enfermedades de la piel, depresión. 
Foto: Frankie Leon / Creative Commons

Sin tener una repuesta definitiva, si es que pudiese existir una,  pienso que la respuesta está en tres factores:
  1. Promoción del trabajo psicológico y espiritual personal
  2. Inclusión en el trabajo de estas variables como parte de los programas de capacitación y desarrollo
  3. Coaching para la vida y el trabajo

No estoy diciendo absolutamente nada nuevo, pero los resultados están dando cuenta de ello. ¿De qué manera pueden tomar las personas buenas decisiones si su vida no sólo no les genera satisfactores sino que no les permite vivir en equilibrio físico, emocional y mental? Cuando las personas duermen poco, comen mal, están estresadas y tienen dolores de espalda, muñeca u ojos por estar horas frente a la computadora, no están en condiciones óptimas para decidir. No hay que ser maga para saberlo.  Tal vez no se sienten mal, pero eventualmente el cuerpo y las circunstancias cobrarán la factura y los resultados no serán favorables en el mediano plazo, ni para ellas ni para la empresa en la que trabajan (sea una institución pública o privada). 

Si a las personas se les enseña a ser creativas, innovadoras, metódicas, si pueden aprender a usar excel, pages, instagram, procesadores complejos y hasta toman cursos para administrar mejor el tiempo, ¿no debería enseñárseles también como algo obligatorio que aprendar a cuidarse, a darse espacios personales para mantener un sano equilibrio y a comer? (¡Si! ¡A comer! Parece que cuando los proyectos son importantísimos, comer puede obviarse y se puede comer sobre el escritorio para maximizar el tiempo y ser más productivos.) Algo hemos aprendido mal en un mundo que ama la especialización y la innovación. Le ganamos tiempo al tiempo, producimos más en menos tiempo, podemos comunicarnos en tiempo real desde diferentes puntos del planeta... pero no hemos aprendido a rescatarnos a nosotros mismos ni a cuidarnos como parte central de nuestra cultura laboral. Irónicamente, hemos aprendido a prescindir de nosotros mismos en aras de la eficiencia. 

Estos puntos de partida no son prometedores: sin cuidarse los costos de salud, aumentan; la productividad declina; el estrés sustituye a la felicidad y esto afecta la vida completa de las personas. No somos seres aislados y nuestra vida profesional, personal, familiar se ve inmediatamente afectada. 

Cuando una persona es capaz de romper este círculo, establecer prioridades en donde ella es indudablemente la primera, apuesta por su salud y es consecuente, los beneficios se sienten de inmediato. Está más contenta, toma mejores decisiones, su salud mejora y ella y su trabajo se benefician. (Recomiendo leer a Shawn Achor, The Happiness Advantage, para explorar más sobre esta perspectiva.)

¿Qué otras opciones propondrías para encontrar este equilibrio?





Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

martes, 29 de septiembre de 2015

La fórmula bloguera para el éxito: inspiración, perseverancia, investigación

Esta pregunta nos puede quitar el sueño:  ¿De qué escribo en mi blog? ¡No tengo idea ni estoy inspirada!



Empezaría por decirte varias cosas. En primer lugar, ser bloguera no consiste solamente en estar inspirada permanentemente. No conozco a una sola persona en el mundo a quien la inspiración le hubiera hecho llegar lejos de manera permanente.  La fórmula bloguera para el éxito y la presencia es: 

Inspiración + Perseverancia + Investigación

  1. La inspiración es importante, por supuesto, pero no es el único factor que te hará llegar a bloguear de la mejor manera. Tal vez te visiten de vez en cuando Clío, Erato o hasta Terpsícore, pero no serán ellas quienes le den vida, reconocimiento y fortaleza a tu bitácora. Serán tú y tu compromiso. Algo sabría Picasso cuando decía "La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando". 
  2. Sobre la perseverancia hay mucho que decir. Serán tu constancia, firmeza, dedicación y compromiso quienes le darán sentido y fuerza a lo que subes y posteas en tu blog. Por supuesto que a veces simplmente NO dan ganas de escribir. Te invitan a tomar un café, a una cena, tienes sueño, estás cansada, siempre hay pretextos y buenas razones para no hacer click en "editar una entrada".  Al final, nadie te va a reclamar, a menos que hagas copyrighting para alguna empresa o alguien más.  El compromiso es contigo misma y los resultados los recibirás tú. Sólo tú.
  3. Investigación. Si, sé que no suena atractivo, pero hay que hacerla. Todas y todos tenemos momentos de genialidad, tenemos información que puede ser interesante y tenemos conocimiento sobre algo, pero es imposible que sepamos todo sobre todo. Una bloguera o bloguero se reconoce como serio cuando su información es fidedigna, tiene sentido y se ve que ha investigado y conoce sobre aquello que habla. ¿Cómo se logra? Investigando, mencionando las fuentes en las que te basas para escribir, haciendo referencias creíbles sobre lo que planteas. 
 Te dejo aquí algunas referencias útiles para que puedes inspirarte, perseverar e investigar:


¿Tienes otras sugerencias? Cuéntamelas, me encantará conocerlas. Si tienes dudas, escribe tu comentario aquí abajo y lo conversamos.

Saludos.

Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

lunes, 28 de septiembre de 2015

4 tips para quitarte el miedo a bloguear


Con frecuencia me preguntan ¿Cómo le hago para escribir en mi blog? ¿De qué hablo?

Entiendo muy bien el pánico escénico que dan una hoja o una pantalla en blanco. ¿Y si lo que digo no tiene sentido? ¿Si me equivoco? ¿Si digo una estupidez? A mi me pasó. Mi primer post lo escribí en noviembre del 2007. Era de dos parrafitos y lo que dije era que iba a empezar a bloguear.  Nada más.
Al paso del tiempo fui agarrando más confianza hasta que llegué al punto de disfrutar inmensamente el simple hecho de hacer click en "Agregar una entrada" y "Publicar".

¿Cómo puedes llegar a ese punto? Te comparto 4 cosas que a mi me funcionaron muy bien y que ojalá te sirvan.
  1. No te pelees con el miedo. Si, tal cual. El miedo no va a desaparecer de la noche a la mañana ni llegará el día en que amanezcas con la certeza de que desapareció. Lo tomé de la mano y me puse a escribir y bloguear a pesar de él. Por algo dicen que los valientes no son los que no tienen miedo, sino quienes hacen lo que tienen que hacer a pesar de él. El miedo puede ser un gran pretexto para jamás avanzar ni escribir un post, así que, llévatelo de paseo a tu blog y no le des chance de decirte que no te atrevas.
  2. Ponte una meta inicial. En un principio me dije que iba a escribir por lo menos dos veces por semana. El segundo año me plantee escribir un post diario. Lo cumplí, así lloviera o relampagueara. Encontré siempre la manera de darme un espacio para escribir en mi blog. Algunas veces los posts eran largos, otros muy cortos. Algunas veces simplemente subía fotos con un pensamiento, otras escribía textos más elaborados. La idea era darme espacio en mi día a día para hacerlo. Se trataba de respetar algo que era importante para mi y cumplirlo.
  3. Visita otros blogs. Para mi fue muy ilustrativo y educador visitar otros blogs para ver qué hacían otras blogueras y blogueros. Analicé sus estilos, las imágenes que subían, la manera de compartir información. Así fui descubriendo estilos y encontrando el mío propio. En esas visitas empecé a interactuar y de esa manera no sólo hice amigas y amigos, sino que encontré mentores. Uno de ellos, y a quién siempre recuerdo con un cariño gigante, fue El Cuervo López, un bloguero argentino experto en música clásica y cuyo blog versaba sobre ello. El me daba consejos, hacía críticas (que siempre me ayudaron horrores) y me conectó con otros habitantes de la blogósfera que me abrieron ventanas, caminos y de quienes aprendí mucho.
  4. Escribe, sube imágenes y dale click a "publicar". No hay de otra. Empieza escribiendo. Si ya sabes de qué será tu blog, escribe sobre ese tema. Si aún no lo defines, no importa, escribe que no sabes de qué escribir y empieza por ello. Lo importante es que te veas a ti misma haciéndolo y que te familiarices con todos los botones, herramientas y recursos que tienes para bloguear. Puedes tomar cursos, pero la práctica hace toda la diferencia. No existe una bloguera o bloguero que se haya hecho bueno yendo a la escuela de los blogueros. Las y los blogueros reconocidos se han hecho con el tiempo, a golpe de prueba  y error y atreviéndose. Lo único que te garantiza la posibilidad de hacerte bloguera es... ¡intentándolo una y otra vez!
Como todo en la vida, la única manera de empezar algo es EMPEZANDO.

Hay mucho que aprender en el camino y sobre eso seguiremos conversando. Por lo pronto, haz click en "Agregar una entrada" y ¡aviéntate! Lo único que pueda suceder es que descubras a la bloguera que llevas dentro.

Si tienes preguntas o sugerencias, anótales aquí abajo en la sección de comentarios y recuerda que  en Mujeres Construyendo puedes abrir tu blog en un abrir y cerrar de ojos.
¡Saludos!
Claudia Calvin
Fundadora
Mujeres Construyendo


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Post publicado originalmente en Mujeres Construyendo el 26 de septiembre del 2015

miércoles, 23 de septiembre de 2015

5 ideas sobre ser bloguera en #BloguerasMX

Foto: Claudia Calvin para Mujeres Construyendo

"¡Bienvenidas a la primera reunión de #BloguerasMX!" fueron las palabras de Ana Paola Villegas, Mamita Gallina, hoy cuando dio la bienvenida a la primera reunión del grupo en la Ciudad de México. 

¡Qué emoción sentí al escuchar eso! Hace 8 años esta reunión y esta bienvenida eran impensables por estas latitudes. Cuando empecé a naufragar en la blogósfera en noviembre del 2007 mucha gente me dijo que me pusiera a hacer algo serio, que regresara a trabajar al gobierno y que dejara de perder el tiempo con mi "blogcito" y el proyectito "ese" (Mujeres Construyendo). Hoy, en pleno 2015, ser bloguera en México es ya una afirmación y la propuesta de este grupo de blogueras, sobre todo de mamás blogueras, es una realidad. Algunas de ellas participan en Mujeres Construyendo desde hace tiempo y ya las conocía, a otras fue la primera vez.

¿El común denominador? Han descubierto el valor de lo que hacen y quieren ser blogueras profesionales. 

La dinámica fue sencilla y cálida: palabras de Ana, de Marijo, mías, cada una de las participantes se presentó y contó lo que hacen y el tema de sus blogs y al final @sergiolobo dio consejos de marketing para las asistentes. Dos horas aprovechadas al máximo, llenas de energía, buena vibra  y pasión bloguera.  Si eres bloguera mexicana y quieres sumarte a este grupo para recibir consejos, mejorar tu manera de bloguear y profesionalizarte, contacta a @MamitaGallina.

¿Con qué me quedo? Con cinco ideas generales:

1. Un blog con pasión, propósito y compromiso puede cambiar vidas. 
2. Los blogs son herramientas de empoderamiento financiero, politico y social para las mujeres. 
3. Ser bloguera es un compromiso de vida y una actitud. Estoy convencida.
4. Las blogueras somos factores de cambio. 
5. Tu blog es una extensión tuya y un reflejo de ti.  

Foto: Graceland blog


Agradezco muchísimo a Ana y a Marijo la invitación. Fue un honor y un gusto compartir este encuentro con ellas y con las entusiastas y comprometidísimas participantes. Nada como salir de lo virtual para darse un abrazo, escuchar las voces que uno lee y mirar de frente a esas personas que uno se imagina y que entusiasman con las letras y las ideas.

¿Para ti qué hace de una bloguera una líder?



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

jueves, 17 de septiembre de 2015

Protocolo y educación 101 en WhatsApp

Imagen: glbimg.com

Hace unos días recibí una serie de mensajes por WhatsApp que me pusieron de muy mal humor y quise responder inmediatamente por esa vía a quién me los mandó y hacerlo público en mi blog y en redes sociales. Mi lado sensato (que a veces lo tengo, no crean que no), me hizo detenerme y recordar que tomar decisiones muy enojada la mayoría de las veces no me ha dejado algo bueno.  Así han pasado los días, hasta que hoy recordé que se me había olvidado el incidente y decidí sacar un aprendizaje de lo sucedido. 

Breve recuento: una persona que es mi conocida, no amiga, no aliada, no solidaria y que jamás envía un mensaje para simplemente saber de ti, sólo escribe, habla y busca cuando quiere obtener algo o necesita algo de ti, empezó a enviar mensajes por WhatsApp para que votáramos por su asociación para no sé qué campaña para obtener no sé qué premio. Sus mensajes no tenían la más elemental personalización, simplemente dio la instrucción a WhatsApp de que lo mandara a todos sus contactos.  

Enfurecí porque me pareció una falta absoluta de respeto y educación una intromisión de esa naturaleza en mi espacio privado. Soy de las personas a la anitigüita, no me gusta dar mi número de celular más que cuando es absolutamente indispensable, a mis amigas y amigos por supuesto que si, y si se trata de asuntos de trabajo, para eso existe mi número de oficina al que me pueden buscar en horas y días hábiles para lo que se necesite. Las personas de mi trabajo que tienen mi celular, lo usan de manera muy respetuosa y usan el WhatsApp de la misma forma. Yo hago lo mismo, evito usar el celular cuando existen números fijos de oficina y si tengo que usarlo, envío un mensaje primero al WhatsApp preguntando si puedo hacer una llamada. Lo trato de usar lo menos posible y respeto al máximo la privacidad de las personas.  El teléfono celular mi sigue pareciendo un espacio privado de las personas, el que sea de fácil acceso no me da derecho a usarlo en todo momento.

El protocolo existe en el mundo por una razón: para garantizar reglas elementales de convivencia entre personas con culturas, prácticas y  diferencias culturales para que puedan convivir de la manera más respetuosa posible y sin herir, pisotear o lastimar sus derechos, prácticas, creencias, cultura. Mucho del protocolo tiene que ver con educación elemental y con sentido común (que a veces resulta ser el menos común de los sentidos). Una definición muy general y de "Google" señala que es un "Conjunto de reglas de cortesía que se siguen en las relaciones sociales y que han sido establecidas por costumbre".

El protocolo digital es un proceso en evolución, y conforme avanza la tecnología, él mismo avanza, se amplía y se construye. Se le llama Netiquette también. En el fondo, el tema no cambia mucho: es adecuar las reglas de convivencia, de respeto, educación y privacidad elementales a los espacios que la tecnología e internet nos proporcionan. 

Tal vez esto queda más claro si sacamos las prácticas del mundo virtual al no virtual:

Si yo te doy acceso a mi casa, no esperaría que llegaras y te pusieras a repartir papeletas y propaganda de tu campaña. Lo elemental, educación 101, sería que me saludaras al llegar a MI casa y me preguntaras si tengo inconveniente en que me repartas basura o propaganda de tus proyectos. Si llegas sin invitación, doble razón para por lo menos decir "Hola". 

Me parece que hoy hay una confusión enorme sobre el uso del WhatsApp, en donde la mayoría de las personas piensan que por tener acceso al número celular de una persona pueden escribirle en todo momento y las personas tienen la obligación de responder, y sobre todo, de responder inmediatamente. Si alguien te da su número de celular, te lo da para establecer comunicación contigo, no es una carta blanca para que dispongas de su número como a ti te venga en gana. Si alguien quiere recibir  publicidad en su WhatsApp, podría anunciarse en la Sección Amarilla, subirlo a Twitter o postearlo en Facebook para que sus conocidos lo usen como mejor les parezca.  Bueno, hasta los representantes de la compañía telefónica te dicen "Buenos días o tardes" cuando te contactan para la renovación del plan.   Si podemos prohibirle a las empresas y  a los bancos que usen nuestros teléfonos para enviarnos propaganda y contactarnos cuando ELLOS quieren, por qué tenemos que aceptar que particulares usen nuestros datos PRIVADOS (nuestros números celulares son datos privados)  cuando quieran, en el momento que quieran y para los fines que quieran. 

Por todo lo anterior, sugeriría 5 reglas elementales para usar el WhatsApp: 

  1. Cuando te comuniques con alguien, salúdale para empezar.
  2. Si no es alguien de confianza, piensa dos veces antes de enviar el mensaje.
  3. Si se trata de un asunto laboral, piénsalo tres veces y pregúntate: ¿Tengo que contactarle por esta vía o puedo contactarle por correo, por teléfono o llamar a su oficina? Si tienes dudas, búscale por la vía tradicional: oficina y correo. Si la respuesta es por Whats App, hazlo de la manera más respetuosa y cortés posible.
  4. No uses los datos privados de las personas para tus fines personales. (Si lo vas a hacer, deberías entregarles a las personas unas tarjetas en las que les avises que a ti la privacidad no te importa y que al darte su número celular harás con él lo que quieras. Si quieres ser más respetuosa o respetuoso, pues hazle firmar a las personas una carta en la que te autoricen a usar su número de celular y aplicaciones derivadas para los fines que a ti más te convengan.) Educación 101 nuevamente: pregunta a las personas si tienen inconveniente en que les envíes información que para ti es importante, propaganda y publicidad.
  5. Comunícate en horas y días hábiles (a menos que sean familiares, tu pareja, amigas y amigos con quienes tienes confianza y con quienes se han establecido reglas claras de juego: saben qué se permite, que no y cuándo.) Aplica la regla del mundo no virtual: ¿Haría esto si tuviera a la persona cara a cara, le diría esto, a esta hora y de esta manera?

Por último diría, hay comportamientos que no deberían sorprender a nadie: las personas son lo que son on y off line. Una persona poco amable es poco amable "adentro y afuera" de internet. El mensaje que recibí no debió sorprenderme, quien lo envió así es y su comportamiento fue congruente con lo que siempre ha sido.  Agradezco su oportunismo pues me dio la posibilidad de hacer algo que me gusta mucho: bloguear y escribir este post. 



¿Te ha pasado algo así?  ¿Qué sugerirías? ¿Qué medidas has tomado o te gustaría tomar?



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

martes, 1 de septiembre de 2015

5 preguntas ciudadanas para el Tercer Informe de Gobierno

Como siempre, todo listo (o casi) para el ritual republicano a la mexicana que es el Informe de Gobierno el próximo 2 de septiembre. El presidente Enrique Peña Nieto dará su mensaje desde Palacio Nacional. ¿Informará sobre lo que realmente queremos saber?


Como ciudadana y mexicana tengo muchas preguntas y evidentemente no soy la única.
Llegará Peña Nieto al Informe con una calificación bajísima de acuerdo con el PEW Research Center de Estados Unidos: 44% (y hay quienes se preguntan que por qué es tan alta aún…) y reprobado en áreas claves que preocupan a la ciudadanía, a la opinión pública y que a nivel internacional dan mucho de que hablar en educación, economía, corrupción y combate al crimen organizado. No es para menos, poco puede decirse en contra cuando se presenta un presupuesto que disminuye la inversión en educación y se baja el monto presupuestado a las principales universidades del país; el peso se devalúa día con día frente al dólar; frente a hechos de corrupción y de aparente conflicto de intereses la Secretaría de la Función Pública dice que oficialmente no hay delito que perseguir, ni nada de qué preocuparse; el Chapo se volvió a fugar de la cárcel y las autoridades responsables siguen sin dar una explicación creíble. 7 de cada 10 mexicanos se sienten insatisfechos con el rumbo que lleva el país.


¿Qué nos va a informar el Presidente el próximo dos de septiembre? El presidente de su partido, Manlio Fabio Beltrones, sale a explicar que se hablará de los avances en el proceso de transformación nacional. “Junto con el reacomodo estratégico en el gabinete federal, veremos un auténtico relanzamiento de su gobierno que ayudará a superar los desafíos que plantea el complejo panorama económico global, así como a ampliar los beneficios de las reformas”. Interesante regresar a los tiempos en los que la respuesta a las políticas de gobierno las da el partido del titular del Ejecutivo en turno.


Frente a los recientes cambios en el gabinete, los acontecimientos internacionales, los temas sin resolver en el escenario político nacional, tengo algunas preguntas a propósito del III Informe de Gobierno:


  1. ¿A tres años de gobierno es necesario pensar en la sucesión presidencial en vez de cómo gobernar para llevar a un rumbo certero y de crecimiento al país? En la tómbola política que estamos atestiguando, pareciera que la prioridad es acomodar a las piezas del tablero para garantizar que los que van a contender se mantengan y que quienes tienen que estar por compromiso político no hagan ruido innecesario.
  2. ¿Cómo piensa reconstruirse la credibilidad del gobierno frente a la falta de respuesta de casos como Ayotzinapa, Tlatlaya, el multihomicidio de la Colonia Narvarte? Las respuestas oficiales no convencen porque el sistema de justicia no es confiable y la falta de corrupción no ha sido resuelta, y no pasa nada. México ocupa el lugar 103 de 175 países con mayor corrupción y el gobierno no toma acciones para resolverla, limitarla ni acabar con ella. Palabras muchas, acciones pocas.
  3. ¿Cómo va a sobrevivir la democracia mexicana sin protección a la libertad de expresión? No hay democracia sin libertad de expresión y México es uno de los países más peligrosos en el mundo para ser periodista. Somos el 5º país en asesinatos de periodistas y de acuerdo con el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) estamos debajo de Yemen, Sudán, Siria y Francia. La presión al viejo estilo sobre los medios de comunicación y la perversa relación entre publicidad y contenidos no son garantes de la libertad de expresión. A esto hay que sumar la presión ejercida por el crimen organizado sobre las y los periodistas. Los medios electrónicos y digitales siguen siendo la esperanza y aún ellos viven la presión.
  4. ¿La paridad política resultará en políticas públicas y leyes incluyentes e igualitarias? Esta es una pregunta que va para las y los nuevos diputados. La mayor presencia de mujeres no necesariamente significa que se tomen decisiones con perspectiva de género. Debemos cerciorarnos de que este logro se traduzca en leyes con esa visión y que las diputadas que participen lo hagan con ese compromiso y que demuestren que no sólo se trató de cuotas políticas. Su compromiso debe ser con la democracia y la igualdad, no con sus “padrinos políticos”.
  5. ¿Qué se puede esperar en los años subsecuentes en materia de política exterior? Herramienta central del desarrollo de un país son sus relaciones con el exterior y la visión y manejo de las mismas es clave para lograrlo. Es evidente que el gobierno tiene un trabajo pendiente para “vender” al interior del país lo importante que es nuestra presencia internacional y el costo que malas decisiones y políticas tienen en este ámbito. Organizar ferias gastronómicas internacionales no es una política de Estado y si algo necesita hoy México es definir no sólo un rumbo claro en el complejo escenario internacional, sino una estrategia clara para puntualizar el papel que le corresponde asumir. Ello, evidentemente, tiene que ser resultado de una visión y comprensión clara del mundo.
Faltan unos días para el III Informe. Seguramente se acumularán más preguntas después de escucharlo y leerlo. ¿Ustedes, qué preguntas tienen?

Publicado originalmente en mi blog Animatrix de Animal Político el 31 de agosto del 2015

Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Postales sobre la violencia y el silencio on y off line

Tres imágenes vienen a mi cabeza al escribir este post. Tres imágenes que hablan de un México profundamente discriminador y violento. Tres imágenes que ponen de manifiesto la cultura de la simulación en este país. Tres imágenes que siguen perpetuando la discriminación, la violencia y la impunidad.

Postal 1. Invitación a #LasInternetas participar en Radio Centro: “Como te comenté en nuestra conversación telefónica, la línea editorial de los programas es conforme a los valores católicos, nos encantará comunicarle a nuestra audiencia sobre el proyecto tan interesante que tienen. Sé que Ophelia es un pilar importante en el proyecto, pero para la entrevista preferiríamos que asistieran algunas otras chicas ya que en nuestro programa tenemos contenidos más conservadores”. Mensaje del Asistente de Producción de los programas que se transmiten en Radio Centro 1030 am: Día a Día -Somos Familia- Fenómenos del Espíritu.


Postal 2. Los titulares en los medios de comunicación respecto al multihomicidio y feminicidio del 31 de julio: “Rubén Espinosa y 4 personas fueron encontradas muertas”; Rubén Espinosa y otras 4 personas sufrieron tortura y tenían el tiro de gracia: PGJDF; “Asesinan en el DF a Rubén Espinosa, fotoperiodista de Proceso”.


Postal 3: Violencia contra las mujeres (VCM) en internet. Se sigue percibiendo que la VCM relacionada con la tecnología es una nueva forma que no tiene nada que ver con otras formas de violencia, que no existen recursos legales para enfrentarla y se percibe que las mujeres simplemente deberían reclamar por sus derechos si quieren reparación.
¿Cómo se relacionan estas tres imágenes o postales en tanto “fotografías” de tres momentos que se dieron en menos de 15 días? Encuentro un hilo conductor muy claro en las tres: la constante invisibilización de la violencia de género en México, el papel de los medios de comunicación en esta realidad como cómplices del silencio y la impunidad y la falta de conciencia sobre este hecho, así como sus consecuencias y la profunda ignorancia de la VCM en internet y a través del uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC).


Cada caso amerita una explicación:


Postal 1. La invitación de Radio Centro surge de la propuesta que un grupo de mujeres y asociaciones vinculadas a la tecnología hicimos este año en Campus Party, Zapopan, Jalisco para hablar sobre la necesidad de incorporar la perspectiva de género en los programas, proyectos y eventos de tecnología, así como el Código de Etica para Campus Party con perspectiva de género y con espíritu de Inclusión que propusimos: Las Internetas. Participamos 8 mujeres, con 8 proyectos comprometidos y deciden que Ophelia Pastrana por ser transexual no tiene cabida en un programa de radio. El fundamento de la exclusión y discriminación son “los valores católicos” de la empresa. Yo siempre escuché que “todos somos iguales ante los ojos de Dios”, a lo mejor he vivido siempre en el error…. Por supuesto que como colectivo declinamos la invitación a través de Luisa Ortiz, quién fue el contacto. Mi posición, como las de todas fue clara: si Ophelia no tiene cabida no quepo yo tampoco.


Si a esto se le suma el lenguaje condescendiente de la invitación, habría mucho que cuestionar: “…preferiríamos que asistieran otras chicas…”. Me pregunto ¿si la invitación fuese dirigida a un colectivo de hombres en tecnología de diversas edades y perfiles o simplemente a un grupo de hombres del mundo de los negocios o el deporte se referirían a ellos como “los chicos”?


Postal 2. El asesinato de Rubén Espinosa, Nadia Vera, Alejandra, Yesenia Quiroz y Nicole el 31 de julio en la Colonia Narvarte de la Ciudad de México fue una atrocidad en muchos sentidos. Prueba clara de que México es el peor país del mundo para ser periodista y para ser mujer. Lo dije en redes sociales: “El asesinato de Rubén Espinosa es una tragedia: violencia cotidiana contra los periodistas y la libertad de expresión. No puedo, sin embargo, dejar de decir que la prensa y los medios de comunicación han invisibilizado el asesinato de las 4 mujeres a quienes también dieron un tiro de gracia junto a él. Ellas aparecieron desnudas y violentadas sexualmente…. y de eso no se habla. El país de los asesinatos a los periodistas y los feminicidios. No me callo porque el silencio es cómplice de la violencia”.


Se habló de “ellas” cuando las mujeres y las personas sensibles a la violencia de género levantamos la voz para decir que no eran “seres anónimos”: eran mujeres con historia, nombre y apellido y de la violencia sexual que vivieron no se habló sino hasta días después. ¿Por qué no se informa la verdad y se dan recuentos parciales? ¿El gobierno del Distrito Federal no quiere que se reconozca que los feminicidios también ocurren en nuestra ciudad? ¿Por qué los medios de comunicación no visibilizan la violencia contra las mujeres y siguen siendo cómplices al callarse o ignorar esta realidad?


Postal 3. En el marco del Foro Sobre Gobernanza de Internet que tuvo lugar en la Ciudad de México del 3 al 7 de agosto, nos reunimos mujeres de América Latina y el Caribe el 1 y 2 en un foro organizado por la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC) para llevar a cabo un intercambio sobre Gobernanza de Internet y Género (gigX). El objetivo de este encuentro fue, principalmente, aumentar la seguridad de las mujeres en línea a través de la prevención de la creciente violencia contra las mujeres perpetrada mediante TIC. Hasta el momento existe mínima o nula conciencia entre las y los tomadores de decisiones a nivel gubernamental y privado sobre esta realidad y la ignorancia está teniendo como consecuencia el fortalecimiento de la impunidad y la indefensión de las víctimas, así como el recrudecimiento de las acciones de los perpetradores.
La VCM relacionada con la tecnología comprende actos de violencia de género cometidos, inducidos o agravados en todo o en parte, por el uso de tecnologías de información y comunicación (TIC). Las mujeres representan el mayor porcentaje de víctimas y el sistema judicial y las instancias gubernamentales y privadas tiene nulo o mínimo conocimiento sobre el tema. ¿El resultado? Impunidad, terror y violencia on y off line.


¿Qué sigue?
  1. Visibilizar esta realidad y generar conciencia sobre el tema
  2. Promover la cobertura de noticias con perspectiva de género.
  3. Exigir un protocolo con perspectiva de género en los casos de investigación y violencia contra periodistas.
  4. Establecer principios fundamentales, y básicos, para la cobertura mediática sobre feminicidios.
  5. Divulgar los principios feministas para internet.
  6. Difundir cada caso que se conozca de discriminación, exclusión, violencia en cualquier espacio en el que participemos. Nada peor que el silencio para fortalecer la impunidad.
  7. Reconocer la VCM mediante el uso de las TIC y educar a las autoridades e instancias relacionadas con la gobernanza de internet al respecto.

Artículo publicado originalmente en Animatrix, mi blog de Animal Político el 10 de agosto del 2015. 


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

domingo, 7 de junio de 2015

Inicio de la cruda electoral


Ya cerraron las urnas y no hay resultados aún para las elecciones de hoy. Empieza el conteo, el registro de denuncias, la información, los resultados de las encuestas de salida,  las declaraciones triunfalistas de los partidos y las y los candidatos, la confusión, el flujo inevitable de información y las dudas. 

He seguido la jornada electoral a través de internet y llamadas telefónicas. Tantas personas participando desde  distintas trincheras. El país está vivo, aunque a veces parezca que no. 

La violencia ha estado presente también. Es la parte más lastimosa y brutal del proceso.  No nos merecemos funcionarios quemados junto con las boletas que resguardaban, candidatas y candidatos asesinados, encapuchados robando urnas ni maestros obstaculizando la jornada. El miedo ha estado presente en Oaxaca, Guerrero, Michoacán y en otras ciudades en distintos estados. 

El escepticismo, la incredulidad, el enojo, la desinformación -paradójicamente- en medio de una cantidad de información que a veces se torna improcesable. 

________
La primera vez que fui a votar recuerdo haber sentido una enorme emoción. La ceremonia de iniciación a la ciudadanía mexicana.  Imposible en ese momento pensar en una transición democrática y mucho menos en el triunfo de un partido que no fuese el PRI.  Soy hija de la generación que vivió el desencanto del 82,  la movilización ciudadana del 85,  la crisis electoral del 88 y el CEU en la UNAM.  No había posibilidad de haber visto en la presidencia y en los gobiernos de los estados un partido distinto a ese.  Las desobediencia civil del PAN en esos años era ridiculizada por el PRI y los medios de comunicación hasta el cansancio.  Cuando ganó Pancho Barrio la elección en el 92, trabajaba yo en Gobernación, y recuerdo bien que cuando fue a la Secretaría nos prohibieron salir a saludarlo.  Me escapé "al baño" cuando él llegó y corrí a felicitarlo.  La emoción que sentí de ver a una figura icónica que había derrotado al PRI en el norte (tanto en Ciudad Juárez como Presidente Municipal y después como Gobernador ese año) aún la recuerdo y puedo sentir las mariposas en el estómago que me acompañaron en ese momento.  La posibilidad de la alternancia latente, entrando al Palacio del Cobián por la calle de Abraham González.

En el 2000 estaba yo en el IFE cuando el Presidente Zedillo salió en cadena nacional a decir que había ganado Vicente Fox las elecciones. Silencio en la burbuja gigante de la prensa. Todas las personas que estábamos ahí, periodistas, cuerpo diplomático acreditado, visitantes extranjeros, funcionarias y funcionarios,  nos volteamos a ver con cara de incredulidad y en cinco segundos estábamos gritando y abrazándonos. Lo impensable había sucedido. El PRI había sido derrotado y llegaban un candidato imparable y un partido de oposición a la Presidencia de México. 

Hoy la alternancia es ya una realidad. La democracia electoral nos ha costado muchísimo como país, en términos financiero y en vidas.  Votar, algo que muchos vivimos durante años como un mero símbolo/ritual para perpetuar el orden de las cosas y darle legitimidad al PRI en el poder, se convirtió en la herramienta de la ciudadanía.  Demostró que los votos pueden cambiar el rumbo del país, que las y los ciudadanos contamos.

Hoy, votar, ya no resulta excepcional.  ¿En qué momento llegamos a este 2015 habiendo perdido la esperanza por el país? Tenemos memoria tan corta que hemos minimizado el poder del voto y su fuerza.

______
Sin tener las cifras ni los datos aún, he  leido en redes sociales y en la prensa que la participación ha sido muy baja (suele ser en las elecciones intermedias en todo el mundo).  Me temo que las grandes presencias de esta jornada serán la baja asistencia a las urnas, la anulación de los votos, la violencia y el voto de castigo.  Entre las coincidencias que destacan los medios y los encuestadores está que El Bronco, Jaime Rodríguez, el candidato independiente de Nuevo León ganó la elección como gobernador. Falta ver qué dicen los resultados oficiales sobre éste y los demás resultados. 

Por lo pronto queda mucho que hacer por y con esta democracia mexicana. El trabajo no  concluye con los resultados oficiales, de hecho, empieza una vez que se den:

  • La clase política tiene que entender que o cambia o cada vez le costará más trabajo acceder al poder sin la supervisión ciudadana. 
  • El Presidente y sus asesores tienen que darse cuenta, de una vez por todas, que tienen que escuchar a las diversas voces de este país.  
  • Los medios de comunicación tienen que apostarle a la información, no a la desinformación y a la autocensura. 
  • La ciudadanía tiene que asumirse como tal. No se es ciudadana o ciudadano cada 3 o cada 6 años. Es un ejercicio permanente. No se puede exigir resultados a los partidos y a la clase política sin participar.  Es el costo de la adultez democrática. Se tienen derechos y obligaciones. 
  • Los partidos políticos tienen que empezar a pensar en el país y no en sus cotos de poder ni en como sacar más recursos del erario.  Quiero pensar que la posibilidad de reelección para el 2018 será un primer paso en el fortalecimiento de la rendición de cuentas y el acercamiento de las y los legisladores a sus electores... y el inicio de una sana distancia con sus partidos. Estos son un medio, no un fin.
  • La paridad es un gran paso hacia la democratización de la vida política y de los partidos. Falta la paridad horizontal, habrá que exigirla y cerciorarnos de que en las próximas elecciones sea una realidad.  La democracia se fortalecerá cuando la mitad de la población, las mujeres,  participe en igualdad de condiciones.
  • Evidentemente, acabar con la pobreza será el gran paso para consolidar la democracia en este país. Ello abrirá la puerta al crecimiento, a la erradicación de la violencia y al desarrollo incluyente que este país necesita.

Una reflexión con puntos suspensivos antes de que acabe este día.  

________


Por cierto, este 7 de junio también se vivieron elecciones en Turquía, país con el que tenemos enormes similitudes geopolíticas e históricas (que no comentaré ahora aquí).  Los resultados presentados por los medios de comunicación  al cierre de la jornada señalan que el partido en el poder perdió la mayoría en el parlamento y que el Presidente Erdogan tendrá que gobernar con coaliciones. Su deseo de reformar la Constitución se ve lejano ante este escenario y resultado electoral. 


El mundo cambia, los ciudadanos se manifiestan en las urnas y las reglas del juego de poder en las democracias tienen que adecuarse. México no es la excepción.

Imagen: LatinoWeeklyReview.com

Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

sábado, 6 de junio de 2015

Entre la pasión y el enojo electoral

Mañana hay elecciones intermedias en mi país, México.  Este tipo de procesos levantan pocas pasiones en casi todos los países del mundo. A diferencia de las elecciones presidenciales o de primer ministro, las de medio término tienden a pasar desapercibidas  y sin mayor pena ni gloria.

En esta ocasión, y si la memoria no me falla, estas son las primeras elecciones intermedias en las que leo, percibo y siento a las y los mexicanos interesados. No sé si por las razones idealmente correctas, pero nunca había escuchado tanta polémica, cuestionamiento y pasión por un proceso electoral de esta naturaleza aquí. 

El ánimo general es de fastidio, hartazgo y enojo hacia el gobierno, hacia los partidos políticos y hacia los políticos mismos.  Los partidos han hecho un trabajo pobre y el resultado ha sido, a lo largo de muchos años acumulados, una pobre imagen ante y entre la ciudadanía.  A esto hay que sumar el contexto de violencia generado por el crimen organizado y el combate del gobierno al mismo, así como de la violencia política y la violencia política de género.

Van a votar 82 millones 212,697 mexicanos para elegir 2,159 cargos de elección popular que se reparten en:  641 diputados en 17 entidades entre federales y congresos locales, nueve gobernadores, 993 alcaldías en 16 estados y las 16 delegaciones del Distrito Federal. 

Entre las novedades de este proceso se ubican tres: la paridad, la participación de candidatos independientes y la reelección para diputados locales y presidentes municipales que se elijan en 2015.  Respecto a la primera, la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación confirmó criterios de paridad de género en registros de candidaturas de congresos y ayuntamientos.  Queda pendiente para este proceso -y habrá que cerciorarse que para los próximos si se instrumente- la paridad horizontal.  Respecto a lo segundo, se ha tocado el sacrosanto principio de no reelección y habrá que ver, evaluar y dar seguimiento a las acciones y actuación de las y los candidatos electos ahora y que podrán ser reelectos en tres años.  Sobre lo tercero,  es la primera vez que se aprueba la participación de candidaturas independientes para las elecciones locales en una contienda electoral mexicana. 

Es mucho lo que está en juego, grande la desinformación y enormes el fastidio y enojo.  El gran tema de fondo en este proceso es la anulación del voto. Ante la falta de opciones creíbles, respetables y confiables, la anulación de voto suena y resuena con gran fuerza.  Anular el voto, a pesar de ser una opción legítima y válida y una alternativa atractiva para demostrar el hartazgo de la ciudadanía ante los partidos y los políticos, beneficia principalmente a los grandes partidos. ¿Necesitan más dinero, beneficios y presencia? Para nada.

Las alternativas son grises, como esta lluviosa tarde de sábado previa a la elección. Votar por alguien mañana significa, para decirlo sin mayor preámbulo, votar por la opción menos mala. ¿Por quién votar? ¿Por candidatos que hasta ayer defendían a su partido y que por no estar en los primeros números de la lista plurinominal decidieron cambiarse de partido? ¿Por buenas personas apoyadas por partidos de vergüenza? ¿Por candidatos carismáticos con aire en la cabeza y con slogans como propuestas? ¿Por las personas, por los partidos? 

Tengo ganas de anular mi voto, es la mera verdad, pero no lo voy a hacer para no beneficiar a los de siempre. La siguiente pregunta es: ¿Por quién votaré?  Votaría por un buen líder para la delegación, pero se cambió a un partido que merece ser tirado a la basura. (Xiuh, hubieras tenido gran apoyo como independiente... te lo garantizo.) A diputados federales y locales... creo que me voy a llevar una moneda para echar volados, francamente, ningun@ me convence a pesar de haber leído sus propuestas (en los casos en los que hay...) ¿Por mujeres? Están en partidos que dividen y sus propuestas no unen. 

¿Qué información hay sobre ellos? Al menos todas y todos los candidatos a diputados por mayoría subieron su información a Voto Informado. Parece que la presión ejercida sobre ellos hasta hace un par de semanas, sobre todo a Federico Döring que era el que faltaba,  a través de las redes sociales sirvió y todos subieron la información y llenaron el cuestionario. Los plurinominales son los grandes ausentes... la mayoría no ha subido información ni respondido el cuestionario. Suena lógico, tienen que hacer trabajo con el partido, no con las y los ciudadanos y éstos les importan poco. Quieren una curul, no el voto ciudadano.

¿Ustedes ya saben por quién votar?





Enlaces de interés: 

Voto informado
Aquí están las fases del proceso electoral y los tiempos: Proceso electoral 2015
Cobertura de la elección en el Periódico El Pais
Sobre visitantes extranjeros en México
Elecciones 2015: partidos, reelección y candidatos independientes por María del Carmen Nava



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

miércoles, 13 de mayo de 2015

Caminando despeinada

Hace frío, cosa extraña cuando justo ayer el calor nos tenía derretidos  y era imposible caminar sin sentirte sofocada y con la ropa húmeda pegada al cuerpo.  El viento me ha despeinado por completo y lo disfruto. Hace mucho que estar despeinada me parece la mejor manera de andar por la vida.  La vida es tan corta que no vale la pena preocuparse eternamente por el peinado y más cuando ésta te dice de tantas maneras que lo importante está en otra parte y que después te presta un cepillo.

Por segunda ocasión no escuché el despertador.  Empiezo a considerar que tengo serios problemas con mi manera de dormir... o tal vez de desvelarme.  En todo caso, salí corriendo a un desayuno y para variar, mi brújula interna me falló.  Lo digo con sorpresa, pero la verdad es que es algo muy común en mi. No recuerdo el nombre del autor o autora, pero ese libro que lleva por título "Por qué los hombres no lloran y las mujeres no entienden los mapas" (o algo así) es tan real. No entiendo los mapas. Punto. Tengo que darles la vuelta y luego yo darme la vuelta alrededor de ellos para saber en dónde estoy.  Salí corriendo hacia Connecticut Avenue... pero en el sentido inverso de donde debía ir. Me pierdo saliendo de la cocina de mi casa.... y aún así, siempre llego a donde debo hacerlo. Esa si es la sorpesa, y a veces hasta parezco orientada, lo cual es sólo un indicador de que me llevo con personas más desorientadas que yo. 

Después de mi cita, la visita a una oficina fantástica llena de irreverencia y de personas talentosas y divertidas regresé a la calle, a caminar con ese vientecillo típico de esta ciudad, pero no usual en esta temporada. El sweater ayer estaba de sobra, hoy fue necesario.  Volví a tomar el rumbo equivocado, pero en el fondo, fue el correcto. Cuando llegué a la Calle P me di cuenta de que debería darme la vuelta en "u" pues quería ir a la "I", no  a la "Q".  En todo caso, no creo que haya sido casual, pues en ese recorrido le robé un pedazo de tiempo al tiempo y mientras escuchaba el trino de los pajaritos y el sonido de las hojas mientras el viento las movía en diferentes direcciones, me encontré con mis pensamientos y con una plácida sensación de bienestar. 

¿Serán los años?  Tal vez sea esto a lo que se refería mi abuelita a sus 102 cuando me decía que con el tiempo cambian las preocupaciones (y con eso justificaba el no sacudir su casa... pues para qué, si todo si llenaría de polvo nuevamente....).  Me sentí tan contenta de estar desorientada, viendo a través de las ventanas el interior de las casas en las que las cortinas no ocultaban los secretos de sus moradores y las flores rosas de algunos balcones, mientras el frío se daba gusto dando vueltas en mi cuello.  Viva. 

Mi mente viajó a la velocidad de la luz hasta Texas y de regreso. Qué alegría estar viva, sentir, soñar, desear, imaginar, reír a carcajadas, bailar hasta que te duelan los huesos (¡o no!), saber que tu corazón vuelve a latir, emocionarte como adolescente con un encuentro, apasionarte en una discusión,  tocar un corazón,  acariciar la vida. 

La vida te hace travesuras cuando  te hace girar hacia la izquierda en lugar de a la derecha y se ríe de ti cuando te encuentras ...  estando perdida.

Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

martes, 12 de mayo de 2015

Reflexiones desde Washington

Viendo el capitolio y el imponente  obelisco que le dan a Washington D.C.  ese toque imperdible de gran ciudad, de centro de poder, de ombligo del mundo, es imposible no reflexionar sobre   el lugar de México en las grandes cuestiones que hoy definen esta indefinible realidad internacional.  Atrás quedaron las certezas del mundo bipolar, inclusive la  “sorpresiva” multipolaridad  que cubrió al mundo a partir del 9 de noviembre de 1989 con la caída del Muro de Berlín.

Las explicaciones de hace tan sólo dos décadas  han perdido sentido ante los problemas, conflictos, realidades  y desafíos que hoy tratamos no sólo de resolver, sino sobre todo, de comprender.

Vine a  la reunión anual del Council of Councils. Se trata del Consejo que aglutina  a los principales think tanks de temas internacionales del mundo y cuyo convocante es el Council on Foreign Relations.  Discutimos, analizamos y conversamos sobre una serie de cuestiones que hoy cubren las primeras planas de la prensa global, sobre todo la de los países desarrollados y que replican los medios del resto del mundo:

Política doméstica en Estados Unidos y política exterior; la crisis de Ucrania y su impacto en las relaciones entre las grandes potencias y el futuro de la soberanía; terrorismo y extremismos; el Medio Oriente;  el sistema de salud en el mundo y las lecciones del Ebola; competencia fiscal y comercio internacional; los dilemas de la intervención humanitaria, el caso de Siria; el control de armas nucleares y el Tratado de no Proliferación.

Asuntos vitales, sin duda alguna, que a su vez plantean nuevas interrogantes y necesidad de nuevas políticas, reflexiones y sobre todo, un nuevo marco político-conceptual para encontrar respuestas.  ¿Quién gana con la anexión rusa de Crimea y cómo afecta la relación China-Rusia? ¿Cómo enfrentar, comprender, dialogar con los milennials del mundo árabe que hoy encuentran más respuestas en Google que en sus familias e historia y que visualizan en los fundamentalismos la solución al vacío que la estructura de poder de sus países les ofrece?  La salud es un problema real y muy tangible en el mundo y las instituciones internacionales como la OMS (Organización Mundial de la Salud) tienen un mandato cuya estructura es incapaz de solucionar. ¿La respuesta está en un país o en las empresas…. Cuyos intereses no son necesariamente sociales sino que responden a la lógica del mercado? (Por ello son empresas, no instituciones de caridad.) ¿Por qué las intervenciones humanitarias van acompañadas de armas y no de ayuda que toque la vida de las personas y no que les arranque, literalmente, el corazón?

Los temas expuestos son vitales, pero siguen siendo los asuntos que aquejan a algunos de los gobiernos y grupos del planeta.  Para muchos países y sus líderes, el Ebola es casi un asunto de película, no una realidad que hayan tenido que enfrentar… como si lo han sido el SIRS o la Influenza.  La cuestión tomó importancia cuando fueron occidentales quienes se vieron afectados. Al hablar de la cuestión, se habla de números… pero no se  desagregan los datos y la lectura es diferente cuando se sabe que el 75% de las personas afectadas por esta enfermedad han sido mujeres. 

Ante estas reflexiones, inevitable plantearse cómo darle visibilidad al resto de los problemas de la agenda global y cómo incidir en los liderazgos que toman decisiones en el mundo.  Se habla de “los refugiados” en Siria, cuando la mayoría son mujeres y jóvenes menores de 15 años….  Las mujeres vistas como “una variable” que no es imprescindible desagregar ni destacar, cuando somos la mitad de la población y no participamos en igual proporción en las decisiones que afectan nuestras vidas.

¿Y México?  ¿Sus propuestas respecto a estos temas? ¿Inexistentes? No podemos seguir siendo el país global que somos y continuar ignorando lo que sucede en el resto del mundo.  Hace falta una posición más contundente y clara sobre múltiples temas de la agenda internacional. No se trata sólo de un asunto de gobierno.  Los medios de comunicación, las y los legisladores, el empresariado nacional, la academia, la sociedad y sus diversas organizaciones, deben (o deberían)  tomar posición, partido, elaborar propuestas, discutir, impulsar el diálogo sobre estas cuestiones.  Parece un mal endémico, no sólo de México sino de muchos países, que “lo internacional” es visto o bien como una amenaza   o como un campo de juego ante el que no es necesario ni colocarse ni tomar posición.  En este mundo, en este siglo, es imposible.

Desde una ciudad en la que no pasas una cuadra sin toparte de frente con la multiculturalidad y con el poder,  se torna necesario repensar como derribar las fronteras mentales desde las que las y los mexicanos explicamos nuestro lugar en el mundo.

Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

domingo, 12 de abril de 2015

Los domingos se hicieron para disfrutar y descansar


Que no se me olvide....

Hace mucho tiempo que no lo hago, y esa es la razón por la que escribo este post. Tal parece que he hecho de los domingos el día en el que todo lo que no pude hacer el resto de la semana (días y sus noches correspondientes) se debe resolver, hacer  y solucionar. 

Soy más calvinista de lo que yo misma asumo: tal parece que lo único que me doy permiso de hacer es trabajar y acabar con mi interminable de lista de "deberes" y "haceres".  ¿La verdad? Ya estoy cansada.   Posiblemente es hora de empezar a decir "no" a más cosas (y eso que a muchos proyectos y  propuestas ya respondo esto) y a poner en mi agenda (por supuesto, sin agenda no camino) tiempo libre, tiempo de relajación y tiempo para ser y no hacer.   No quiero que en mi lápida diga: "Qué bárbaro, cómo trabajó, y trabajó, y trabajó....".

Aquí acaba  mi reflexión dominical. 

A disfrutar y si me cuentan que hacen ustedes el domingo, me va a encantar saberlo. Quiero aprender de las personas que SI le dedican a este día lo que corresponde.  De antemano, gracias por sus respuestas. 

Claudia


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

miércoles, 8 de abril de 2015

Quiero ver llorando a Superman, Batman, et al...

Comparto con ustedes el post que publiqué en Animal Político sobre los estereotipos de género masculino en los cuentos, las caricaturas y películas. 
_______________________

¿Cómo sería el mundo si Superman hubiera llorado?

Leía en un artículo que un pequeño de tres años, Casper, se contuvo de llorar en una situación que lo ameritaba porque el Hombre Araña no lloraba, y por lo tanto, él no podía derramar una lágrima. ¡Qué peso para una criatura de esa edad!

En los últimos años se ha desarrollado un movimiento que busca hacer humanas a las princesas de Disney y romper con los estereotipos de las mismas para que las niñas se identifiquen con mujeres reales, no con seres irreales de las caricaturas y las películas de fantasía. Claramente el efecto de las Auroras y las Blancanieves con cinturas minúsculas y con actitudes de muñecas pasivas esperando a sus príncipes azules para ser felices ha tenido un impacto negativo en las actitudes, aspiraciones y deseos de generaciones enteras de niñas, adolescentes y mujeres.

Los roles de género detrás de estas películas no han promovido la igualdad ni el desarrollo equitativo de las sociedades ni en la relación entre mujeres y hombres.

El caso de Casper, señalado arriba, habla del otro lado de la moneda. Los roles de género masculinos que han afectado y siguen afectando a niños, adolescentes y hombres.

Como sociedad hemos puesto el dedo en el renglón –y hemos hecho más ruido- sobre los estereotipos femeninos y la construcción del género femenino en nuestra sociedad, pero ha sido recientemente que hemos puesto la mira sobre el lado masculino de esta cuestión.

¿Qué sociedad se construye con superhéroes cuyo mayor atributo es tener una musculatura fuera de serie, que sólo golpean y “ponen en su lugar” a los villanos y con capacidad nula para mostrar sus emociones? Estos son los modelos masculinos con los que se identifican los niños y con los que las niñas sueñan.

La diseñadora e ilustradora Linnéa Johansson, madre de Casper, se propuso jugar con su hijo, e invitó a las mamás y papás que le acompañaron, a construir modelos de superhéroes capaces de demostrar sus emociones y a asumir actitudes que normalmente se califican como femeninas o “vulnerables”.

¿Qué pasaría si les contásemos a las niñas y los niños historias y cuentos no sexistas? Esta labor no es solamente un trabajo de las madres y los padres de familia; tiene que ser un trabajo que involucre al resto de la sociedad. No pueden estar al margen las escuelas, los medios de comunicación, las y los legisladores que deciden en qué se gastan los presupuestos y qué programas y proyectos se van a financiar.

En Francia se aprobó una ley en julio de 1910 que establece entre otras cosas, que como principio para combatir las violencias contra las mujeres, debe fomentarse, en todos los niveles escolares, información que promueva la igualdad entre hombres y mujeres y que combata los prejuicios sexistas.

Si a esto sumamos el número de héroes y heroínas en los cuentos, podemos sacar deducciones poco afortunadas: hay más héroes que heroínas. ¿Con qué heroínas pueden identificarse las niñas? ¿Por qué las mujeres fuertes y con liderazgo son estigmatizadas en nuestra sociedad? ¿Por qué a las mujeres que deciden optar por roles no tradicionales y que se alejan de la maternidad como aspiración última son señaladas? ¿Por qué a los hombres que lloran se les acusa de afeminados?

Las mujeres y hombres que hoy toman decisiones –por acción o por omisión- alguna vez fueron niñas y niños. Seguramente la mayoría jugaron en un universo de estereotipos sexistas. El mundo que hoy vivimos y cuestionamos también es producto de esos juegos, de esa manera de explicar las relaciones en el mundo y al mundo mismo. Si queremos que las y los líderes del mañana sean capaces de tomar decisiones diferentes, hoy debemos enseñarles nuevas reglas de juego y justamente, nuevos juegos. No sé ni tengo la certeza de que ese mundo será mejor, pero si estoy segura de que será diferente.
Por eso quiero ver a Batman llorando y más Mulanas en acción.

Post publicado originalmente en Animal Político
Imagen: Linnéa Johansson, Licencia CC


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

martes, 24 de febrero de 2015

Un México, dos Méxicos, tres Méxicos...

¿Qué cara le damos al mundo? ¿A qué México nos referimos cuando hablamos del país en el contexto internacional?

Somos el país en el que mueren diariamente 5 mujeres víctimas del feminicidio – 3892 brutalmente asesinadas entre 2013 y 2014- de acuerdo con el Observatorio Nacional Ciudadano contra el Feminicidio; el país del Chapo Guzmán y del Señor de los Cielos; en el que transita La Bestia vulnerando a las y los migrantes cuyo destino y marginación les obliga a transitar por nuestro territorio.

Somos también el país que cuenta con 31 sitios inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO (4 naturales y 27 culturales), lo que nos deja como el país de América Latina con más reconocimientos en el listado y el 6º a nivel mundial, detrás de Italia, España, China, Francia y Alemania; el país de Sor Juana Inés de la Cruz y de Octavio Paz; de Rafael Cauduro y de Frida Kahlo; el país cuya riqueza en materia de biodiversidad le permite albergar el 10% de las especies del planeta.

Todas estas contradicciones, riqueza, contrastes, paradojas se encuentran incluidas en la palabra “México”.

***

Cuando llevamos el concepto “México” al ámbito internacional resulta un desafío de solución incierta definir qué imagen puede venderse y promoverse en el mundo.

La imagen del país parece tener vida propia la mayor parte de las veces y se muestra como un terreno resbaladizo cuando se trata de convertirla en el producto de una política pública.


En este pantanoso espacio muchas veces se han confundido los medios con los fines. Tomadores de decisiones en el gobierno, durante sexenios enteros, han pensado que la construcción de la imagen internacional de México puede promoverse a través de una agencia de publicidad, con logos coloridos (lo que Simon Anholt llama el “Paradigma Crayola”) y videos dignos de un Oscar por su producción.
No hay manera alguna de cubrir con maquillaje comunicacional una realidad que se impone sola: la violencia, la corrupción, las violaciones a los Derechos Humanos, los 43…

Por otro lado, los temas y las áreas en las que participamos y en donde tenemos buenos resultados y hacemos las cosas muy bien “no venden” ni resultan tan “sexys” para las noticias: ser uno de los actores relevantes en los foros multilaterales, ser de los pocos países que han suscrito y ratificado los convenios y acuerdos internacionales en materia de defensa de los derechos de las mujeres (por mencionar un ejemplo); el ingreso reciente de México a las Operaciones de Mantenimiento de la Paz (OMP) de la ONU, entre otros.

El México que hoy tiene que participar en el mundo es el de estas luces y sombras.

***

La construcción de la imagen internacional del país no es sólo responsabilidad del gobierno. A golpe de decretos no puede dársele credibilidad, legitimidad y una buena proyección frente a otros países. Es un trabajo que implica la suma de esfuerzos entre los diversos participantes del tejido y andamiaje político, económico, social y cultural mexicano.

Las mexicanas y los mexicanos tenemos que entender que formamos parte de un contexto mayor, y que aunque amemos la redondez de nuestro ombligo, el hacerlo de manera permanente tiene un alto costo político y económico para el país. Nuestra imagen en el mundo debemos verla con la importancia que tiene, como una variable más de la seguridad nacional.

Un gran paso en esta construcción es haber reconocido hace ya algunos años que en temas de política exterior México tiene intereses y no sólo principios. Ya basta de seguir jugando a ser “los chiquitos” del parque, tenemos todo para ser una potencia intermedia y sobre todo, asumirnos como un actor central en el marco de las múltiples pertenencias que nos definen y que, paradójicamente, nos hacen indefinibles: ser norteamericanos, latinoamericanos, iberoamericanos, miembros de la Alianza del Pacífico, de APEC, Observadores de la Organización Mundial de la Francofonía, miembros de la ONU, de la OEA y un largo etcétera.

En el camino hacia esta definición nos quedan muchas preguntas por responder: ¿Qué le aportamos al mundo? ¿Qué le pasaría al mundo si México desapareciera de la faz de la tierra? ¿Qué papel queremos jugar en el contexto internacional: de bisagra, de líderes, de seguidores? ¿Queremos ser vistos con respeto, admiración? ¿Queremos ser temidos, cobijados, considerados?

Se trata de un asunto, que sin la menor duda, nos interesa a muchas personas. La convocatoria que hizo hace algunos días el diputado Barrios Gómez para presentar el Foro Imagen México puso en claro algo: mexicanas y mexicanos de todos los sectores tenemos interés y consideramos necesario hacer algo en este terreno. Demostremos que sabemos sumar voluntades y encontrar espacios comunes, más allá de las filias y las fobias, cuando de hacer algo por México se trata.

Tú, amable lectora, lector, ¿cómo querrías ver a México en el mundo? ¿A qué México te referirías?



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau