domingo, 25 de junio de 2017

La fuerza de tus palabras



¿Te has sentado alguna vez a pensar con qué palabras defines, describes y cuentas tu vida, tus días, lo que te pasa, lo que haces?  

Las palabras construyen realidades. 

Las palabras que usamos para definir nuestra vida marcan y definen tu presente y tu futuro. 

Reflexiona dos segundos: ¿Cuáles fueron tus primeros pensamientos esta mañana al despertar y abrir los ojos? El ánimo y actitud no son iguales si te dijiste: "Uff, tengo que levantarme" que "Qué increíble, tengo cosas que hacer".   No es lo mismo que te digas: "Soy una idiota" a "Mira lo que estoy aprendiendo". 

Cuando planeas tus actividades diarias, semanales, mensuales, tu proyecto de vida, hace una gran diferencia que te digas: "Tengo que hacer esta lista interminable de cosas y actividades" a "Quiero hacer estas cosas que me motivan y me dan enorme satisfacción, o quiero hacer estas cosas que me producen placer y me acercan a mis metas y objetivos". 

¿Ves y sientes la diferencia? 

Por ello es tan importante tomar conciencia de lo que te dices y las palabras que empleas para describir tu vida y tus actividades.  Cuando te sientas a organizar tu agenda es importante que visualices lo que vas a hacer en el contexto de una historia que te fortalezca y haga sentir valiosa/o.  Me explico. 

Las actividades con las que llenamos nuestra agenda diaria es la suma de acciones que buscan hacerte llegar a alguna parte o que buscan acercarte a una meta o a algo que para ti tiene significado.  Si pones en tu agenda de actividades que tienes que limpiar tu casa, organizar el despelote que te rodea y pagar las cuentas y recibos, es altamente probable que tengas poco interés en hacer las cosas o que pienses que estás invirtiendo valiosísimo tiempo de tu vida en actividades poco estimulantes.  

Pagar las facturas, limpiar  y organizar no son un fin en si mismas, son medios para cumplir objetivos. Son acciones que forman parte de un objetivo mayor: estar en paz, en armonía para poder dedicar tu mente y tiempo a cosas que te permiten hacer otras que también son gratificantes.  Es difícil trabajar en un espacio desordenado, tener deudas a muchas personas les quita el sueño  y obvio, no pueden concentrarse en otras cosas. Estar en orden y coordinar bien las actividades en casa y en el trabajo permiten mayor sincronización de actividades, te hace sentir bien y te permiten vivir como te gusta. 

Date unos momentos para ver tu agenda de actividades esta semana y pregúntate ¿Qué significan estas actividades para mi?  Si son requisitos que ya ni te planteas, es un buen momento para que le des a tu agenda una perspectiva diferente.  Estás invirtiendo el recurso más valioso y no renovable que tienes: TU TIEMPO. ¿Le dedicas tiempo a acciones, personas, citas, reuniones que no significan nada para tu proyecto más importante, que eres tu misma/o?  

Date el tiempo y el espacio para ver esas actividades desde una óptica que te fortalezca y empodere y no desde una que te canse  y debilite.  Visualiza y define esas acciones desde un plano mayor, desde una óptica en la que comprendas que juegan un papel en la historia que estás construyendo de tu vida.  Escribe tu historia con palabras adecuadas y que reflejen tu valor y lo que para ti tiene significado. 

Cada cita de tu calendario debería representar un paso hacia un objetivo que te acerque a ser la persona que te interesa ser y a cumplir los objetivos que te mueven. Esa agenda -digital o manual- es una hoja de ruta hacia tus metas personales, familiares, profesionales, financieras, de salud. ¿Cómo quieres sentirte, verte y qué quieres estar haciendo y viviendo hacia final de año? ¿Cada una de las actividades que tienes calendarizadas son pasos que te acercan a eso que buscas? 

Las palabras pueden ser tus aliadas o tus enemigas a la hora de planear tus actividades y de definir tus metas. Si te cuentas una historia en la que no eres más que un ser pasivo que llena el requisito de hacer cosas "porque las tiene que hacer" es muy probable que te sientas sin motivación alguna para llevarlas a cabo.  Si te cuentas una historia en la que cada cosa que haces forma parte de tu plan de vida y todo está articulado para ayudarte a cumplir tus objetivos, te garantizo que llevarás a cabo tus actividades con otra actitud y tendrás más energía y más creatividad. 

Somos personas integrales y  todo lo que hacemos afecta todas las áreas de nuestra vida.  Si te visualizas así, te aseguro que verás la importancia de hablar de ti, de lo que haces y de lo que te importa con palabras que te alienten y fortalezcan, no con aquellas que te minimizan y debilitan. 

¿Me cuentas qué te ha parecido esto y me cuentas tu experiencia?

Saludos y excelente inicio de semana. 







Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau Instagram: @ClaudiaCalvinV

No hay comentarios: