lunes, 10 de julio de 2017

¿Cómo me organizo si estoy de malas?



¿Te ha pasado, que estás de malas y no tienes ganas de hacer nada? Te entiendo perfecto. De malas todo se ve gris y pensamos que nada tiene sentido, o pensamos que lo que sentimos en ese furibundo momento será para siempre.

Te tengo dos noticias, una buena y una mala. La mala: tu malestar es real y si, estás como el mismísimo demonio. Es cierto. La buena: no depende de nadie más que de ti cambiar de ánimo.

¿Y que tiene esto que ver con tu agenda y tu propia organización personal? Todo. Somos personas integrales y holísiticas, y lo que sucede en un área tiene efectos y consecuencias en todas las demás, estemos concientes de ello o no.  Tu vida seguirá marchando, estés o no de buenas, y si decides que el mal humor tome las riendas de tu camino, no estoy muy segura de que el puerto de llegada sea el lugar al que verdaderamente quieres ir.

"Pero estoy de malas y no me da la gana organizarme." Está bien. Es muy válido. A todas y todos nos ha sucedido, la cuestión es que en teoría, con el paso del tiempo deberíamos aprender a manejar nuestras emociones y aprender a dirigirlas de manera constructiva hacia nosotros y hacia los demás. (Por cierto, esa es una de las diferencias entre un adolescente y una persona madura... la incapacidad para manejar constructivamente las emociones y dejarse llevar por ellas.)

Estás de malas y tienes que organizar tu vida esta semana. ¿Qué vas a hacer? Tienes varias opciones, esperar a que el mal talante te pase, lo cual puede suceder hoy mismo o tal vez en unos días o cambiar de emoción y de actitud. En lo personal, me gusta más lo segundo.

Te cuento lo que hago cuando estoy así y necesito cambiar de ánimo para organizarme, hacer algo, hablar con alguien, dar una conferencia, asistir a una reunión o simplemente, pasar el resto del día de un humor distinto.

  1. Hago una pausa y respiro. Si, así de simple y evidente. Dejo lo que estoy haciendo y me doy unos minutos, que pueden ser hasta media hora a veces, detengo todo lo que estoy haciendo y respiro profundamente. Me concentro en el aquí y el ahora. Eso, inevitablemente, cambia mi actitud físicamente y me permite reorientar mis pensamientos. 
  2. Me hago preguntas relevantes (para mi en ese instante). La más importante normalmente es: ¿Qué gano si sigo de malas, qué beneficio obtengo de hablar con fulano de tal de malas, de ir a la reunión con este genio, de salir a dar una plática con esta cara de pocos amigos? Normalmente acabo riéndome y sobre todo, tomo conciencia de dos cosas: que el mal humor es un estado de ánimo, no una condición permanente y que normalmente cierra más puertas de las que abre. 
  3. Medito unos minutos. Una de las sensaciones que más  me gustan es "estar en mi interior". En mi caso, la "Preparación del Campo de Zhi Neng QiGong"  me resulta muy útil y casi por arte de magia me coloca en otra posición de tranquilidad y mayor claridad. Si no sabes qué hacer, busca guías para meditar, hay muchas, emplea la que te resulte mejor. Esto es algo personal y cada quien encuentra aquella práctica con la que se siente mejor.
Normalmente, después de estas tres cosas, me encuentro de un ánimo mucho más creativo y constructivo para seguir andando. Mi ánimo mejora y consecuentemente mi actitud.

¿Te das cuenta de cómo puede esto cambiar la estructura y el desenlace de tus días? No es lo mismo organizar tus actividades cuando lo único que quieres es romperle a alguien un sartén en la cabeza, que de buenas y cuando estás dispuesta/o a convertir ese sartén en una obra de arte.

Como te he venido contando las últimas semanas, tu agenda y tu manera de organizarla es muy importante para cumplir tus metas y para sentirte muy cómoda/o en tu piel y en tu vida. ¿Vale la pena intentar organizarla de buenas y con buen ánimo, no crees?

La próxima semana te voy a dar consejos sobre los aspectos de tu vida que no debes perder de vista a la hora de organizarte y poner fechas y horarios en tus actividades.

Por si te has perdido las entradas anteriores, aquí te dejo las ligas:


Recuerda dejarme tus reflexiones e ideas aquí abajo en la sección de comentarios. Me interesa mucho saber qué haces tú cuando estás de malas y necesitas cambiar de estado de ánimo.

Saludos. Que tengas una gran semana.

Claudia


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau Instagram: @ClaudiaCalvinV

No hay comentarios: