lunes, 24 de julio de 2017

Desafía tus pensamientos destructivos



¿Pensamientos destructivos? 

Si, son todas esas ideas que pasan por tu cabeza y te impiden hacer lo que quieres, te hacen sentir mal, te detienen cuando quieres avanzar, te limitan y evitan que te sientas bien. 

¿Te has dado cuenta de con qué facilidad se instalan en tu cabeza y lo difícil que resulta deshacerse de ellos? 

¿Sabes qué es lo peor? Que muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de que llevan las riendas de nuestra vida y los damos por sentados. 

Algunos ejemplos de ese tipo de pensamientos: 

Esta persona es un idiota. 
No puedo hacerlo.  Nunca me queda bien. 
Qué envidia me da fulana. 
Me pone de pésimo humor que fulano diga o haga tal cosa. 
Lo que está haciendo es para molestarme. 
No me llamó. Es una muestra clarísima de que no le intereso. 
...  la lista puede ser infinita. Seguramente tú tienes más ideas aún. 

¿Cómo puedes deshacerte de estos pensamientos?

  • Desafiándolos. 
  • Cuestionándolos. 
  • Cambiando el enfoque de cada uno. 

Desafíalos y cuestiónalos. En otras palabras, hazte preguntas que te permitan ver si en realidad lo que estás pensando es cierto o es una interpretación limitante de lo que está sucediendo en tu vida.  Por ejemplo, cuando piensas o dices que lo que hace una persona te pone de mal humor, pregúntante: ¿Qué gano poniéndome de mal humor? ¿Para qué me pongo de malas? OJO,  no te preguntes ¿Por qué? Esta pregunta, muy necesaria en diversos contextos, en este en específico no es de mucha utilidad. El "por qué" te remite al pasado y normalmente es es preludio de una justificación con la que puedes no cuestionar tu propio comportamiento.  El "para qué" te obliga a ver hacia adelante y a salir de la zona de confort en la que normalmente nos instalamos para no cambiar.  ¿Qué gano respondiendo con mal humor cuando alguien hace esto? Normalmente existen causas subyacentes que nos llevan a responder así ante determinados estímulos. Probablemente en algún momento de tu vida esa respuesta fue necesaria y posiblemente productiva, pero con el paso de los años dejó de serlo. No quiere decir que no te pongas de malas cuando suceden cosas que te molestan, estás en todo tu derecho. La cuestión es que si el mal humor te paraliza y te quedas estancada/o en esa emoción, no avanzarás y es probable que dejes que el mal humor -y sobre todo- las acciones de otra persona determinen tu respuesta, tu estado de ánimo y el rumbo que vas a tomar. 

Cuestiónate y cuestiona este tipo de pensamientos cada vez que aparezcan por tu mente o que sean tu respuesta ante situaciones que no tenías previstas o te incomodan, o simplemente, ante cualquier situación. ¿Para qué respondo así? ¿Qué gano respondiendo así?  Verás que empezarás a ver las cosas desde una óptica diferente y al menos te permitirás descubrir, encontrar y crear un tipo de respuesta diferente ante situaciones que antes te paralizaban o limitaban.  

Cambia el enfoque. ¿Qué significa esto? Empezar a explorar ver las cosas desde otra óptica y darte cuenta de  que existen muchas  respuestas e interpretaciones posibles ante  diversas situaciones. Si tu pareja no te llama, no quiere decir que no le interesas. Las razones pueden ser muchas: se quedó sin batería, se le pasó el tiempo y estaba muy ocupado en el trabajo y no pudo, o simplemente se le olvidó. La conclusión de que no te quiere es tuya, has sidoquién decidió darle esa interpretación a la llamada. (En el remoto caso de que sea cierto, habrías de agradecer darte cuenta de que estás con alguien que no se interesa por ti, y la decisión, una vez más, está en tus manos. ¿Qué haces con una persona que no te quiere? La decisión de seguir o no, es tuya. La otra persona no tiene que quererte por decreto.) Regresando al punto inicia de este párrafo, la cuestión aquí es darte cuenta de que tienes una multiplicidad de explicaciones para cada situación y eres tú quién elige con cuál quedarse.  ¿Decides quedarte con la interpretación que te minimiza y hace sentir mal o decides darle una lectura a los hechos en la que puedas rescatar algo de la situación, y sobre todo de ti misma/o para seguir adelante? 

 ¿Te das cuenta del enorme potencial que este cambio de actitud puede tener para tu vida? Tienes la enorme posibilidad de ser tú, y sólo tú, quién decida cómo sentirse ante lo que ocurre. La verdad es que nadie puede hacerte sentir mal si tú no le das permiso previamente.  

¿Me cuentas en la sección de comentarios que opinas de esto y si lo has aplicado en tu vida? Me interesa mucho tu opinión. 

Nos vemos, que tengas un excelente inicio de semana. 










Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau Instagram: @ClaudiaCalvinV

No hay comentarios: