lunes, 31 de julio de 2017

Tu agenda inteligente. 3 consejos que valorarás mucho.



No sé si te ha pasado, pero hay días en que no tengo la menor idea de cómo organizarme y mucho menos de cómo organizar mi agenda. Me saturo de actividades y al final, me quedo con la sensación de que no hice algo particularmente importante. Vi a un montón de personas, escribí muchos textos, envié mis propuestas, traté de cumplir mi papel de hija, hermana, madre de una familia no humana, pareja lo mejor que pude, consultora, coach, escritora, bloguera y acabé cansada e insatisfecha. ¿Te suena? Como puedes ver, nos sucede a muchas personas. 

He encontrado que hacer tres cosas me pueden resultar muy útiles, sobre todo, para quitarme esa sensación de permanente insatisfacción. 

1. Prioriza. Suena más fácil hacerlo que decirlo, pero la verdad es que no es tan complicado. Las interminables listas de "cosas que hacer" pueden acabar con tu tranquilidad si las dejas. Te tengo una noticia: jamás acabarás con todos tus pendientes en un día, en una semana o en un mes. Nuestras prioridades, si te fijas, son como un blanco móvil, están en permanente movimiento.  Es importante que sepas cuáles son tus prioridades de vida, y no tienen que ser 100. ¿Cuáles son las cinco cosas que llueva, truene o relampaguee no puedes dejar de hacer o que si dejas de hacer, te quitarán el sueño? ¿En qué áreas de tu vida? 

2. Define  las áreas clave de tu vida.  Esto nos liga con el apartado anterior. Las cosas que tienes que hacer forman parte del cumplimiento de objetivos de algún área de tu vida. Hace un par de semanas hablábamos aquí de las 8 áreas de tu vida que no puedes omitir en tu agenda. Si te fijas, prácticamente cualquier actividad que desarrolles tiene que ver con alguna de esas áreas, y tu lista de "cosas por hacer" está relacionada con ellas.  Si las organizas en esos 8 grandes grupos, verás que es más fácil definir prioridades en función de 8 áreas que en función de 100 cosas que hacer. De entrada, reducir el universo resulta más tranquilizador, ¿no te parece? Ir al banco forma parte de tu desarrollo económico y financiero, ¿qué otras cosas van en ese grupo?. Hacer ejercicio forma parte de tu salud, ¿qué otras cosas van ahí? Si  aglutinas tus actividades en grupos, te darás cuenta de lo sencillo que puede ser organizarte. Organizar tu agenda forma parte de tu bienestar emocional y físico... por poner un ejemplo importante. 

3. Pon fecha de cumplimiento. Las palabras se las lleva el viento y los buenos deseos, también. Es central para tu propia tranquilidad, que las cosas que piensas hacer tengan una fecha y hora de cumplimiento. De lo contrario, ¿cómo sabrás que estás avanzando y contra qué información podrás medir tus propios logros? No es lo mismo que digas: voy a llevar al perro a bañar en cuanto tenga tiempo que digas, el sábado próximo llevo al perro a bañar.  Haces la cita, lo escribes en tu agenda y organizas tus actividades en función de ello. Nada peor que dejar los planes sueltos para "cuando tengamos tiempo". La verdad es que el tiempo nunca "llega"por si sólo, hay que crear el espacio para que las cosas sucedan.

¿Esto significa que no hay espacio para lo imprevisto? ¡Al contrario! Verás que cuando tienes claras tus prioridades, lo imprevisto lo disfrutas inmensamente y puedes resolver de mejor manera lo no planeado pues ya sabes qué es lo que no puedes dejar de hacer y que cosas pueden dejarse para otro momento. 

Por eso, una agenda inteligente no es otra cosa que una agenda que refleja tus intereses, prioridades y que te permite tomar decisiones en paz. 

¿Qué te parece? Me gustaría que me contaras cómo estableces tus prioridades y cómo organizas tu agenda. Si me dejas tus ideas aquí abajo en la sección de comentarios, te lo voy a agradecer muchísimo y me dará gusto conocer otras formas de organización.

 

Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau Instagram: @ClaudiaCalvinV

No hay comentarios: